Falsificacion Amia, pista de los 3 estados

Il ramo del Amia, demolito dall’interno con esplosivi piantati dai terroristi israeliani

Falsificacion Amia, pista de los 3 estados

Por Petrosino 

Nota original: http://www.taringa.net/comunidades/orden/5722110/Falsificacion-Amia_-la-pista-de-los-3-estados.html

Empecé mi “investigación oficiosa” de los 2 bombazos en Baires ni bien ocurrida la AMIA. Hasta ahí había creído la versión oficial de que en la Embajada “habían sido los árabes”, sin prestasrle demasiada atención al tema.
La reiteración a los 28 meses, más alevosa y en un blanco totalmente argentino me impactó fuertemente, ya que era impensado que una tragedia de ese tipo, inédita en el mundo entonces, se pudiera repetir en un mismo país.
Inmediatamente pensé que era imposible de que “los árabes” para dañar a sus enemigos s1onistas, se ensañaran de esa manera con un país amigo, existiendo más de otros 200 en el mundo, con algunos de los cuales si tenían motivos para agredirlos y/o les resultaría más fácil la concreción de los ataques que la Argentina, lejana en todo sentido para ellos.
Desde ahí tuve la certeza de que “algo diferente” a lo que se pretendía instalar había detrás de los 2 “ataques”.

Casi instantáneamente los gobiernos de Israel y USA(como había ocurrido en la Embajada) “aseguraban” que habían sido sus enemigos Irán y Hezbollah(¿cómo hicieron para saberlo tan rápidamente y con esa certeza?), y era notorio que lograban imponerle al débil “gobierno” de Menem esa “hipótesis” conveniente para ellos, como la única y excluyente a seguir. Lo que inició un ostensible encubrimiento que se ha prolongado sin fisuras hasta ahora.
Al mismo tiempo los “acusados”(falsamente), Irán y Hezbollah, condenaban el “atentado” y negaban terminantemente tener la mínima vinculación con éste, lo que han mantenido siempre.

A principios de 1995 arribé a la certeza total de la inexistencia del coche-bomba(la “marca” musulmana en los atentados), que había sido instalado por los “rescatistas israelíes”(hasta su llegada el 19/7/94 a la noche, todos los expertos consultados por los medios alegaban que la explosión había sido interior), y de que se habían plantado pistas falsas para hacerlo cierto.
Lo que llevaba a que se estaba en presencia de “atentados de estados” y que al no ser los musulmanes, lo más razonable lejos era que fueran sus enemigos y falsos instantáneos acusadores.

Estas consideraciones y la mucha agua que ha corrido bajo los puentes desde entonces, confirmando que el encubrimiento ha sido una “razón de estado”(e inmutable) para los 6 “gobiernos” nacionales que se sucedieron, nos ha llevado a un grupo de amigos que venimos trabajando en el tema desde 2002, a desarrollar en todos sus aspectos: antecedentes, contexto internacional, materialidad del hecho, “nombres” y consecuencias, la que hemos llamado: “la pista de los 3 estados”(Israel y/o USA: los perpetradores y beneficiarios, y el nacional: el forzado encubridor).

Veamos sucintamente cada uno de estos aspectos :
Antecedentes:
Estados Unidos ha recurrido varias veces en el pasado a la ejecución de operativos de los llamados “de falsa bandera”(false flag) para iniciar estrategias pre-elaboradas.
Están reconocidos: la voladura del Maine en el puerto de La Habana en 1898 para desalojar al Imperio español de América; el hundimiento del Lusitania para entrar en la 1er. guerra mundial; el acoso al Imperio Japonés en 1941 mediante un embargo petrolero total que no les dejó a estos otra salida que un “ataque por sorpresa” en Pearl Harbor y un “dejar hacer” de los yankis para justificar la entrada en la 2da. guerra mundial; el “incidente” del Golfo de Tonkin para invadir Vietnam en 1964; y el más reciente, aunque controvertido todavía, 11/9 para invadir Asia Central.
Israel también ha implementado este tipo de “operativos”. El que más difusión pública tuvo fue el llamado “affaire Lavon” en Egipto en 1954(ver: http://es.wikipedia.org/wiki/Asunto_Lavon).

El contexto internacional:
El hecho determinante y “bisagra histórica”, que trastocó sustancialmente las relaciones internacionales, fue la inesperada implosión de la URSS en 1990, que coincidió en casa con la asunción de Menem en medio de la crisis hiperinflacionaria del fin del alfonsinato, que puso al país en una situación de debilidad extrema.
Entre otras cosas provocó un cambio de la posición del Imperio yanki devenido súbitamente en único y excluyente del planeta, vis a vis del Irán de los ayatollahs. Estos pasaron de ser: “el enemigo del enemigo”, a un eventual nuevo “enemigo”, al quedarse el Imperio sin ninguno de envergadura a la vista.
Las relaciones Argentina-Irán obviamente fueron afectadas por este cambio en el tablero mundial.
Durante los ’80 y porque era funcional a los yankis, los argentinos habíamos sido los privilegiados proveedores de armas de Irán, para enfrentar la guerra de desgaste que le habían impuesto estos a través de su marioneta Saddam y las relaciones, tradicionalmente muy buenas, se habían estrechado más.
Irán inició entonces el desarrollo de una estragia de inserción en la región usando a la Argentina como plataforma(lo que luego al “perder” a la Argentina por las falsas acusaciones por los “atentados”, tuvo que reiniciar en Venezuela).
A esto, el delincuente roba sueldos e infame traidor a la Patria, Nisman, despreciando el más elemental sentido común y sana crítica, pretende usarlo en su ridículo mamotreto acusatorio como antecedente para la realización de los “atentados”, alegando que estos habían ocurrido porque “Irán quería difundir la revolución islámica en la Argentina”????.
¡Es justamente lo contrario!, como buscaban eso, lo último que hubieran hecho hubiera sido bombardear indiscriminadamente la Capital del país donde intentaban desarrollar esa estrategia de inserción. Sería como si ahora bombardearan 2 veces en 28 meses Caracas.

“El motivo” de Israel y/o USA y el NO “motivo” de Irán:
Menem, para sostenerse en el poder(no tenía otra) se alineó en un todo con las políticas del Imperio, pero se negó a romper con los iraníes como lo requerían las nuevas estrategias de éste, y las relaciones siguieron viento en popa durante 1990 y 1991. Seguramente lo hizo por las jugosas cometas que le pagaban a él y secuaces, por las armas que los persas compraban para los musulmanes bosnios.
En diciembre de 1991(sólo 3 meses antes de la Embajada), se produjo un hecho revelador: a un barco que estaba cargado en Campana con destino a Irán con partes de un reactor experimental, de un contrato que el Alfonso había suscripto cuando las relaciones con Irán eran funcionales a los yankis, se le impidió zarpar y se suspendieron esos contratos. Pero no se anularon y se inició una negociación que terminó en 1996(otra prueba de que Irán no puede haber sido).
Esa suspensión “en el puerto” fue evidentemente una decisión de último momento y por una presión extrema. Pero posiblemente no logró evitar la auto-voladura de la Embajada, que ya estaría en marcha.
Ocurrida ésta Israel y USA acusaron inmediatamente a Hezbollah e Irán en forma concluyente y excluyente. La investigación se cajoneó con anuencia israelí, luego de que al primer año lo sacaran a Bisordi(ascendiéndolo) por sus ínfulas investigativas.
Pero las relaciones con Irán no sólo no fueron afectadas por las falsas acusaciones, sino que se estrecharon más. Éste es un dato crucial y fácil de verificar, que descarta completamente a Irán y deja un motivo claro para que sus enemigos Israel y USA lo hicieran.
En 1993 luego de la Embajada y antes de la AMIA la Argentina le entregó a Irán una partida de U-235 enriquecido al 20 % para su reactor para isótopos medicinales. Otra razón más y no menor, para que Irán hiciera buena letra con la Argentina.
Por eso ha sido que a este dato clave el delincuente Nisman lo ocultó. Se conoció porque hace 2 años a los iraníes se les terminó esa partida y se generó un conflicto internacional por su provisión, y estos dijeron: “que el U-235 al 20% que se les había terminado se lo habían provisto los argentinos en 1993”.
Ante el “tozudo” mantenimiento de esas buenas relaciones por parte de Menem, se vino el “2do. mensaje” en la AMIA, mucho más cruento y en un blanco totalmente argentino ahora, que llevaba implícito que el próximo “mensaje”, de ser necesario sería en la Casa de Gobierno y con él adentro.
No hizo falta un “3er. atentado”, Menem hocicó y luego de hablar con el enviado ¡secreto! de Rabin, Dov Schomorak, que había venido deguisado entre los “rescatistas israelíes” el 19/7/94 a la noche, pronunció una de sus frases “célebres”: “existe semi-plena prueba de la participación de Irán en el atentado AMIA”, y no hubo más “atentados”.
Esta “visita” que se había mantenido oculta, fue develada por Vertbisky en P.12 para el aniversario de 2004(ver: “La InfAMIA – A 10 AÑOS – EL ACUERDO MENEM-RABIN PARA NO INVESTIGAR”, http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-38318-2004-07-18.html ). Aunque “el perro” atribuye el encubrimiento israelí a que estos querían proteger a “los sirios”???, que para él(y por su lealtad al judaismo) serían los verdaderos perpetradores en lugar de Irán.
Este disparate lo sostienen además muchos judíos y acólitos que rechazan de plano la mera posibilidad de que Israel pudiera estar implicado no sólo en el encubrimiento, sino directamente en la concreción.
En esa línea se inscribe el libro conocido la semana pasada de Horacio Lutzky: “Brindando sobre los escombros”(ver al respecto art. de La Nación: “Un caso irresuelto”, http://www.lanacion.com.ar/1489617-un-caso-irresuelto#comentar ).

La materialidad del hecho:

Esta surge a partir de la constatación de que la explosión fue interior y de la existencia de pistas falsas plantadas ostensibles para instalar un falso coche-bomba.
Al respecto es esclarecedor el muy buen documental del periodista investigador Carlos de Napoli: http://www.youtube.com/watch?v=2YqSO1SkPys&feature=related, hecho para el aniversario de 2009 fue visto fugazmente y luego ocultado porque justamente pone en evidencia la falacidad del coche-bomba. Fue puesto en YouTube en marzo pasado.
La prueba testimonial y pericial que se ventiló en el juicio oral fue concluyente en cuanto a que la explosión había sido interior. Aunque el TOF3, presionado, mantuvo las falsas hipótesis de Galeano en lo que respecta al coche-bomba. Era el mínimo minimorun que los s1onistas podían aceptar de resignar. Pero dejó las incongruencias insalvables para que las elucidara el instructor que siguiera a Galeano.
Por supuesto Nisman no lo ha hecho(ni podrá hacerlo jamás porque el coche-bomba no existió) y se mantienen todavía. El próximo re-juicio oral a Telleldin abre la posibilidad de que esa mentira liminar pueda ser demolida.
Los explosivos fueron ingresados por los edificios vecinos el sábado o domingo cuando el de la AMIA estaba vacío(por eso la explosión se produjo el lunes a las 9:50).
Y tranquilamente fueron acondicionados de tal manera de simular “una explosión en la puerta”. Algo que en la Embajada fue mal hecho, al ubicar el “despistado” Manzano, al falso cráter en la calle.
Así es que pusieron explosivos(el Amonal) junto con algunas partes de Trafics, entre las bolsas de cascotes que estaban en el hall cerca de la puerta(resultado de una limpieza de la planta baja hecha el sábado a la espera de que un volquete los viniera a retirar el lunes a la mañana), con un mecanismo que los hacía estallar al moverlos(por eso la explosión coincidió con la llegada del volquete y los operarios movieran los cascotes para empezar a cargarlos).
También dinamitaron con TNT las columnas del frente cerca de la puerta, que estalló por simpatía con el amonal entre los cascotes(por eso muchos testigos escucharon 2 explosiones seguidas muy cercanas una de la otra). Las 2 explosiones descartan totalmente al coche-bomba.

“Los nombres de los terroristas”:

Hemos podido identificar algunos de los “comandos” que han debido participar.
Rafael Eldad: ex-“agregado cultural”(1990-1994) y ex-embajador(2004-2008).
Su perfil no era el de alguien de la “cultura”, ni de nada que se le pareciera, sino de un duro operativo de campo. Había dejado la Embajada minutos antes de la explosión para dirigirse a la AMIA y había estado en ésta la fatídica mañana del 18J abandonándola también poco antes de la explosión.
¿A qué fue a la AMIA el 18J y porqué se fue antes de que llegaran los directivos de la AMIA/DAIA, que estaban en un café cercano y se acercaron al edificio al escuchar la explosión?.
Algunas declaraciones ya de embajador y algunos lapsus linguae en estas indican que esa visita tuvo que ver con el “atentado”.
Volvió como embajador en agosto de 2004, cuando el encubrimiento pasaba por su peor momento: era inminente el fallo del TOF3 que se sabía tiraría abajo la instrucción de Galeano y posiblemente, de acuerdo a lo visto en las audiencias orales, el falso coche-bomba(lo que finalmente no ocurrió y tal vez Eldad haya tenido algo que ver “en que no ocurriera
Eldad dio vuelta esa situación, salvó el falso coche-bomba y logró que se dejara al frente del encubrimiento en lugar del Galeano caído en desgracia, a un incondicional de ellos, el inefable Nisman, al cual han usado a destajo hasta ahora.
Ronie Gornie: ex-jefe de la vigilancia de la Embajada y miembro del Shin Bet. Abandonó ésta minutos antes de la explosión, luego de que el vigilante de la garita al terminar su turno le avisara que se iba porque no había venido su relevo.
Poco después, al atardecer del mismo 17M fue a la comisaría 15 encargada de la investigación del atentado, donde ya tenían como hipótesis de trabajo la “explosión interior”, por una “pericia” que había realizado gente de Bomberos enviada especialmente por Menem cuando le comunicaron la voladura: “para que determinaran el epicentro de la explosión” y en función de ésta determinación preliminar habían pedido la detención de los que habían descargado materiales a la mañana. Y
Gornie los conminó a que abandonaran esa hipótesis, porque él, “que tenía mucha experiencia en atentados, ‘sabía’ que se había empleado un coche-bomba”.
A partir de ahí nunca más se habló de explosión interior y la Federal se dedicó a plantar las pistas falsas para instalar el coche-bomba.
Esa noche en la Casa de Gobierno Manzano le dijo a los periodistas: “apareció el cráter de la explosión en la calle frente a la puerta de la Embajada”.
Era falso: al otro día cientos de periodistas fueron a buscar el tal “cráter” sin poderlo encontrar por ningún lado. Era el sábado 21 y seguían sin encontrarlo. La Nación lo dijo en un art. de ese día y al otro, domingo 22, en otro lo reafirmó diciendo: “que ninguno de los 12 periodistas de La Nación destacados en la zona de la voladura habían podido encontrar el cráter anunciado por Manzano el martes a la noche”. En la semana siguiente, policías de la Federal construyeron con pico y pala un hoyo que a partir de ahí pasó a ser: “el cráter de la explosión”.
Aharon Edry: ex-militar israelí y ex-miembro de la policía de Israel, 3 meses antes del atentado AMIA fue nombrado “Intendente”. Un cargo que no existía hasta ahí, justo cuando el “atentado” ha debido comenzar a planificarse. No sufrió ni un rasguño por la explosión. Según él estaba en el fondo del 2do.piso y ayudó a salir a los que estaban ahí por el “puente” que unía el fondo de la AMIA con el de la sinagoga que está sobre la calle Uriburu, “que había sido construido hacía poco” y por su iniciativa, ya que no estaba contemplado entre los trabajos de la refacción.
Hizo rocambolescas declaraciones en los medios de “como se había salvado y había ayudado a otros” pero ninguno de los sobrevivientes del 2do. piso lo recuerda.
Joseph Bodansky: un ex-miembro de la inteligencia del ejército de Israel perteneciente a la derecha israelí más recalcitrante del Likud, destacado en Washington y con fuertes vínculos con el grupo neocon que luego en 2001 accederían al gobierno yanki con el bebé Bush.
Más que un “nombre” del atentado AMIA, Bodansky es “el eslabón perdido” entre este atentado y los otros atribuidos al “terrorismo internacional”.
En 1994 era asesor del bloque republicano del Senado yanki en el área de “contraterrorismo”. 3 semanas después del atentado apareció en el expediente un informe suyo, que describía en pelos y señales a los perpetradores y la mecánica del atentado, según la falsa instantánea acusación de Israel y USA a Irán/Hezbollah, a la que agregaba el gobierno de Siria.
Por supuesto, no aportaba ninguna prueba verificable que respaldara tan rápida y completa elucidación.
En 2000, cuando el encubrimiento se veía amenazado por el cambio de gobierno, se apareció de incógnito por la Argentina para reunirse en secreto con miembros de la Comisión Bicameral, a los que “alertó” de la posibilidad de un 3er. atentado, que según él podría ser “en un blanco no-judío que incluyera niños”. Lo que produjo una gran consternación entre sus interlocutores parlamentarios(según el diario Rio Negro, único medio que reportó la visita).

Las consecuencias:

Luego de que Menem acusara falsamente a los persas, no hubo más atentados y las relaciones de la Argentina con estos se deterioraron. Las diplomáticas fueron reducidas al nivel de Encargado de Negocios en ambos países y las comerciales se mantuvieron aunque en un nivel menor que pre-AMIA.
En 1996 finalizaron las negociaciones por el contrato que había sido suspendido, en el puerto de Campana en diciembre de 1991, con la indemnización por parte de la Argentina por el pequeño reactor experimental no entregado y la complesión del lo que estaba pendiente.
En 1998 de la mano de Beraja, aparece en la causa el desertor iraní Mesbahi, un fabulador de aquellos y acusador inveterado de cualquier cosa al gobierno de su país. Galeano le da crédito y lo difunde en los medios, ante lo cual como reacción, los iraníes reducen las compras a cero.
Al asumir de la Rúa estos aprovecharon para reiniciar el intercambio comercial que se fue incrementando, con altibajos hasta ahora, en que Irán se ha convertido en el 2do. comprador de aceite de soja, desplazando de ese lugar a la India.
La “política” de los iraníes ha sido “comerse” las falsas acusaciones como señoritos ingleses y desplegar a la vez una persistente fina diplomacia para que sus enemigos no se salieran con la suya y cumplieran con el objetivo de los bombazos de que sus relaciones con la Argentina se rompieran totalmente.
Su esfuerzo se vio coronado el año pasado cuando en setiembre en su discurso en la ONU, la pingua Kirchner les aceptó la propuesta de negociaciones gobierno-a-gobierno para resolver la cuestión de las acusaciones a sus funcionarios, que los persas habían hecho publica para el aniversario del año pasado.

Mañana tendremos, en el festival de hipocresías montado en el tabladillo ad-hoc de práctica en la calle Pasteur, la muestra más acabada de la ignominia: encubrimiento AMIA. Estarán como todos los años, los impostados deudos que le enrostrarán al gobierno nacional el encubrimiento que han promovido ellos y los funcionarios de turno soportando estoicamente esas críticas, responderán, sin que se les mueva un músculo de sus pétreas caripelas: “que ahora sí, se va a investigar en serio y hasta las últimas consecuencias” y todo seguirá igual hasta el próximo 18 de julio. Con la claque miserable de los merdi-medios y sus merdi-periodistas que cubrirán el mistongo ágape.
“No hay mal que dure 100 años”, dicen. Éste que le viene inflingiendo el s1onismo a la Argentina parecería que fuera en camino de ser la excepción. JP.

.Por Petrosino 

http://tu.tv/videos/amia-la-causa-documental-

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s